Un Informe “Top Secret”

Archivos secretos OVNI

archivos secretos ovni
archivos secretos ovni

Los archivos secretos OVNI fueron rechazados, sin embargo, por el general Hoyt S. Vandenberg, que entonces era jefe del Estado Mayor de la USAF. El informe fue clasificado como «Top Secret» (Muy Secreto), y Vandenberg ordenó destruir todas sus copias, Sólo una o dos se salvaron, para ser desclasificadas parcialmente más de veinte años después. Ello quiere decir que los resultados del Proyecto Signo no llegaron al conocimiento del gran público hasta mucho tiempo después.

archivos secretos ovniEl general Hoyt S. Vandenberg, uno de los primeros ocultadores de pruebas de OVNIS, quien en el año 1948 califico como secreto oficial los documentos aportados por un grupo de expertos que investigaron el fenómeno de los avistamientos.




Esta actitud de las autoridades norteamericanas era por supuesto muy lógica. Tanto si los archivos secretos OVNI se trataban de naves rusas como astronaves extraterrestres, el Pentágono no podía contemplar con los brazos cruzados aquellos extraños artilugios, que desafiaban no sólo a los cazas más veloces, sino a las leyes de la gravedad y de la inercia, y violaban impunemente el espacio aéreo norteamericano. Esto era muy grave, porque cualquier aeronave está obligada a mandar su código de identificación al penetrar en un espacio aéreo nacional.

Era natural, pues, que el asunto pasara a los servicios de información y al A TIC. Pero también a la CIA. La Agencia Central de Inteligencia, cuya sede central se encuentra en Langley (Virginia), se viene ocupando del fenómeno OVNI desde marzo de 1949 hasta la fecha, pese a que públicamente afirme lo contrario. Coincidiendo con oleadas nacionales o locales, la CIA ha lanzado programas de investigación sobre los archivos secretos OVNI.

La poderosa Agencia dispone de varios satélites-espías, que le envían información codificada, en especial sobre discontinuidades térmicas de la superficie terrestre. Estas discontinuidades pueden estar causadas por una concentración de tanques, por un convoy de camiones… o por el aterrizaje de un OVNi.  Los delicadísimos sensores de estos satélites, capaces de detectar en la banda del infrarrojo un cigarrillo encendido a quince kilómetros de distancia, han informado más de una vez a la Oficina de Inteligencia Científica (OSI) de la CIA, sobre la presencia de OVNIS en el cielo.

 

Ya en 1949, la OSI asignó a un analista de su División de Armamento y Equipo para que llevara un fichero con todos los informes OVNI y siguiera atentamente el fenómeno. Esta actividad continuó hasta 1952, en que la reorganización de la comisión de encuesta del ATIC bajo el nombre de «Proyecto Grudge», junto con el mayor interés que dedicó la Aviación al tema, estimuló también el interés de la CIA.

La oleada de julio de 1952, unida a las espectaculares observaciones y captaciones por el radar hechas desde el aeropuerto de Washington a fines de dicho mes, decidió la CIA a intervenir más directamente en el problema. Los técnicos de la OSI informaron al director de la CIA, que era entonces el general Walter B. Smith, quien dio su aprobación para que la CIA lanzase un programa de investigación de los OVNIS, en coordinación con las Fuerzas Aéreas.




El Instituto de Tecnología de Massachusetts había ofrecido su colaboración a la OSI, pero el general Smith rechazó este ofrecimiento, tras pasar el asunto al Comité Asesor de la Inteligencia (IAC), para que éste tomase una decisión.

Te va a interesar

La existencia de un mundo complejo, los numeros

De la desintegracion a la energia nuclear

Si te gusto nuestro contenido suscribete en Facebook.
Tu opinión es importante para nosotros, comparte y comenta para mas Vanguardia Mental.




About The Author

Related posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies